Cuándo no usar toallitas húmedas

Si, son las mejores amigas de las mamás, pero hay un momento donde las vas a odiar.

Si tu bebé está rozado olvídate de las toallitas húmedas. En esos casos las toallitas sólo hacen que lastimes más la piel del bebé (no importa que sean de las que no tienen aroma). Yo aprendí eso mediante varios gritos de dolor de mi bebito. En estos casos es mejor usar un algodoncito mojado en agua tibia para limpiar, lo cual tal vez también le va a incomodar, pero no le va a doler tanto como las toallitas que solo van a irritar más su piel.

Algodón

Este es el algodón que a mi me gusta usar. Son círculos pero grandes, y resistentes.

Anuncios

Comprando toallitas húmedas

http://www.costco.com.mx

He probado varias marcas de toallitas húmedas y las que más me han gustado son las de la marca Kirkland que venden en Costco. Estas vienen en una caja que trae 9 paquetes de 100 toallitas cada una. Nunca puedes tener suficientes paquetes de toallitas, así que es bueno comprar por caja.

Estos son los problemas que le encuentro a otras marcas de toallitas:

  • Están demasiado perfumadas, que es algo que no me gusta en lo personal.
  • Son demasiado frágiles y se rompen a la menor provocación. A veces, simplemente de tratar de jalar la toallita para sacarla la vas a romper y de nada te sirve una toallita que está en pedazos. Hay veces que hasta mi bebé las puede romper de lo frágiles que son.
  • Se acaban demasiado rápido. Tal vez ya estoy acostumbrada a los paquetes de 100 toallitas, pero como dije al principio, nunca puedes tener demasiadas toallitas húmedas.

Un inconveniente que si tiene el usar paquetes grandes de toallitas es que no las puedes usar cómodamente en la pañalera, son demasiado pesadas. Yo lo que hago es empezar a usar los paquetes en el cambiador (o en cualquier lugar en el que no tenga que estar cargando la bolsa), y ya que van a la mitad la echo a la pañalera o la bolsa.

¿Dónde tener toallitas húmedas?

http://www.costco.com.mxLas toallitas húmedas se vuelven rápidamente las mejores amigas de una mamá. Desde que tus niños son bebitos hasta que llegan a la primaria (y tal vez más allá de eso) son un recurso invaluable que debes tener cerca en todo momento. Aquí te pongo mis sugerencias de dónde tienes que tener toallitas húmedas.

En el cambiador:

Siempre es importante asegurarte que el cambiador tiene toallitas listas para usarse antes de subir al bebé. Me ha pasado que llego con el bebé, empiezo a cambiar el pañal, y ya que tengo el pañal abierto me doy cuenta de que ya no había toallitas. Jamás dejo a mi niño solo en el cambiador solo, así que en estos casos lo que tengo que hacer es ponerle el pañal sucio de nuevo, bajarlo, ir a buscar un paquete nuevo de toallitas, y empezar de nuevo.

En la pañalera:

Si compras toallitas que vienen en bolsitas chicas no tienes problema, pero si compras como yo las bolsas de 100 toallitas sabrás que son demasiado pesadas para la pañalera. Lo que te recomiendo aquí es que “estrenes” los paquetes en cualquier lugar donde no los tengas que estar cargando (el cambiador, el coche, la cocina, etc), y ya que vayan a la mitad o menos, los metas a la pañalera.

En tu bolsa:

Siempre es bueno traer un paquete de toallitas en la bolsa, además de la pañalera. Aquí usa el mismo tip de vaciar un poco los paquetes grandes antes de echarlos a tu bolsa.

En el coche:

Nunca sabes cuándo vas a necesitar una toallita húmeda y en el momento más necesario tu bolsa y tu pañalera pueden estar en la cajuela. Si los niños viajan indistintamente en tu coche o en el del papá, ten un paquete en cada carro.

En la cocina:

Tal vez es más económico y más ecológico usar trapitos para limpiar todo lo que puede pasar en una cocina cuando hay un bebé cerca, pero a veces lo más fácil y rápido es usar una toallita húmeda (y cuando se trata de ser mamá primeriza lo que quieres es que todo sea fácil y rápido).

En casas que visites muy seguido:

Si vas muy seguido a casa de tus papás, de tus suegros, de tus hermanos o de alguna amiga, y no hay bebés en esa casa siempre es bueno tener todo un kit de los esenciales (un cambio de ropa, pañales, toallitas húmedas, etc).

En el cuarto de juegos:

Si el cuarto de juegos del bebé es diferente a su cuarto (donde estará el cambiador), es útil tener un paquete aquí también. Esto es especialmente cierto si planeas jugar con el niño con pinturas u otras cosas que se puedan caer.

En el baño:

Especialmente cuando empiezas a querer quitarle el pañal, porque el papel de baño normal no puede limpiar todo lo que una toallita húmeda puede limpiar.

Básicamente mi regla es: dónde sea que pueda estar el bebé hay que tener un paquete de toallitas.